Este proyecto nace de un Plan Piloto de establecimiento de estaciones de recarga de vehículos eléctricos en Valladolid y Palencia, con 30 y 10 estaciones de recarga respectivamente. Es fruto del trabajo colaborativo entre ambas ciudades, en el marco de la Asociación Smart City Valladolid y Palencia.

Contó con la colaboración de entidades públicas y privadas, como la Junta de Castilla y León, a través del Ente Regional de la Energía, e Iberdrola; auspiciada por la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España E4 + del Gobierno central y la Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico en Castilla y León.

puntosrecarga

El objetivo final es el de fomentar los hábitos de los futuros consumidores e impulsar la introducción de la movilidad eléctrica, fomentando el impulso de la industria del automóvil, decisiva en el crecimiento empresarial de nuestro entorno. Asimismo, la ejecución de este proyecto ha permitido desarrollar soluciones dirigidas relacionadas con el control inteligente de la gestión de carga y el cobro de la energía que suministran dichos puntos.

Los puntos de recarga se han instalado en lugares públicos y céntricos de ambas capitales, 34 en la ciudad de Valladolid y 10 puntos de recarga en Palencia.

Este sistema de 10 puntos de recarga se complementa con una electrolinera de recarga rápida instalada por IBIL (Repsol) y un punto de suministro de GLP para vehículos adaptados.

La carga rápida reduce los tiempos de recarga a unos 30 minutos frente a las varias horas de la carga normal nocturna. Los equipos instalados tienen una potencia de 50 kW y realizan la recarga mediante el protocolo CHAdeMO, tecnología desarrollada en Japón cuyo nombre es, precisamente, un juego de palabras en lengua japonesa que hace referencia al tiempo que se tarda en tomar una taza de té.