Este proyecto, que lidera CARTIF y en el cual participan el Ayuntamiento de Valladolid, GMV y Acciona, miembros de Smart City VyP,  tiene como objetivo principal desarrollar una metodología y una serie de proyectos demostradores en el ámbito de las soluciones urbanas basadas en la naturaleza, que pueden contribuir de forma notable a conseguir ciudades más sostenibles no solo desde el punto de vista ambiental sino también económico y social, haciéndolas más atractivas, competitivas e inclusivas, así como más resilientes ante el cambio climático.

Con las soluciones tecnológicas que se obtengan después de los 5 años de desarrollo del proyecto, se espera contribuir a la mitigación y adaptación de las ciudades a los efectos cada del cambio climático: efecto isla de calor, contaminación atmosférica, riesgo de inundaciones, entre otros.

Para ello se han establecido una serie de proyectos demostradores en 3 ciudades: Valladolid (España), Liverpool (UK) e Izmir (Turquía). Además, habrá 5 ciudades seguidoras: las europeas Mantua (Italia) y Ludwigsburg (Alemania) y, por primera vez en un proyecto de estas características, ciudades americanas: Medellín (Colombia) y asiáticas: Chengdu (China) y Quy Nhon (Vietnam), cuyo papel en el proyecto será el de seguir y replicar las diferentes soluciones probadas en las ciudades demostradoras. El alcance internacional del proyecto permitirá identificar oportunidades de mercado para empresas europeas e impulsar el liderazgo global de Europa en este tipo de soluciones naturales.

Demostrador español: Valladolid

Entre otras Soluciones Basadas en la Naturaleza, muchas de ellas conocidas como “Infraestructuras Verdes” o “Infraestructuras Azules” se desarrollarán en Valladolid actuaciones como:

  • tejados y fachadas verdes
  • pavimentos filtrantes innovadores
  • barreras verdes contra el ruido
  • sustratos inteligentes capaces de fijar contaminantes atmosféricos y con reducidas necesidades de riego y fertilización
  • instalación de módulos de polinizadores que contribuirán a preservar la diversidad vegetal y animal urbana
  • instalación de un bosque urbano como sumidero de carbono (para reducir la huella de carbono de la ciudad) dentro de un nuevo parque inundable
  • nuevo modelo de parque más sostenible que generará su propia agua para el riego a partir de aguas ya usadas
  • experiencias de renovación y ampliación de la población arbórea urbana buscando aumentar la superficie sombreada en verano en ciertas zonas y reducir la producción de alérgenos
  • actividades educativas en el marco de la agricultura urbana, la conciencia ecológica y el fomento de las NBS en las ciudades.

Todas estas soluciones se monitorizarán con novedosos sistemas de sensorización que permitirán medir de manera cuantificable los resultados obtenidos.

La Unión Europea está apostando fuerte por estas soluciones basadas en la naturaleza, que sólo serán efectivas si se integran en las estrategias de desarrollo urbano de las ciudades. Por ello, desarrollar una metodología específica que facilite esta integración y realizar acciones demostradoras en las ciudades es esencial para favorecer el cambio de mentalidad en administraciones públicas, empresas y ciudadanía. De este modo, este proyecto también trabajará la difusión y la concienciación respecto de este tipo de soluciones y estudiará nuevas oportunidades y modelos de negocio.

El consorcio del Proyecto, formado por 25 socios de 9 países, trabajará durante 5 años en este proyecto cuyo presupuesto es de 14,72 M€. Entre los socios españoles cabe destacar entidades como la Confederación Hidrográfica del Duero y el CENTA y empresas como Acciona, GMV y Singular Green S.L.